¿Cómo ayudan los periodistas a contar la historia del cambio climático?

Foto © V. Krebs
Foto © V. Krebs
19 Junio 2007

Los periodistas desempeñan un papel importante en la vida cotidiana, la percepción de la realidad y la transmisión de los programas. Dan forma e influencian la opinión pública. ¿Cómo pueden los periodistas asegurarse de que el cambio climático reciba cobertura informativa y sea vista y entendida como una prioridad por aquellos que pueden marcar la diferencia? ¿Cuáles son los temas clave que rodean al cambio climático? ¿Cómo afectará el cambio climático a los flujos de población y la migración, a los refugiados y los desplazados? ¿Quién debe pagar la factura de las consecuencias del cambio climático? Estas y muchas otras preguntas más estaban en el programa durante el taller Media21 celebrado del 4 al 8 de junio de 2007 en Ginebra.

ICVoluntarios estuvo involucrado en el suministro de la logística, investigación y servicios de bienvenida a la Conferencia Media21. También documentó el evento con artículos y reportajes fotográficos. El Media21 Red Global de Periodismo de Ginebra (http://media21.squarespace.com) es un programa de la red de medios de comunicación InfoSud con sede en Suiza. Está diseñado para mejorar y ampliar la concienciación pública acerca de problemas globales, no sólo con una mejor cobertura de noticias en todo el mundo, sino también a través de una interacción más eficaz entre los medios de comunicación y recursos de información importantes como los gobiernos que ofrecen donativos, agencias de las Naciones Unidas, ONGs, el sector privado, académicos y otros especialistas.

La conferencia, que duró una semana, fue el primer programa piloto de dos semanas para 16 periodistas experimentados tanto de países en desarrollo como industrializados. A lo largo de la semana, los periodistas de los países en desarrollo recibieron sesiones informativas, mesas redondas, entrevistas y oportunidades de establecer contactos con los principales representantes de las Naciones Unidas, ONG internacionales, donantes, institutos, universidades, y empresas privadas. Los periodistas contribuyeron activamente en los debates y tuvieron la oportunidad de producir material sobre el cambio climático para sus periódicos.

A esto le siguió una excursión de dos días a los Alpes suizos para explorar el impacto del cambio climático en las comunidades de la montaña. La segunda semana incluyó visitas a Mauritania y Kenia para informar sobre los efectos del cambio climático en las economías locales, los agricultores, los nómadas, la seguridad, la migración, los refugiados, los recursos hidráulicos y la pesca. Después, los periodistas regresaron a Ginebra para un día de evaluación. A los periodistas participantes se les animó a escribir artículos y blogs o a producir programas de difusión para la distribución de sus propios medios a través de la página Web de Media21.

El martes 6 de junio de 2007, en el Centro Internacional de Conferencias de Ginebra, las presentaciones de los representantes de WWF, la Organización Internacional para las Migraciones (IOM), Cimera y la Red ProAct ofrecieron la base para el debate que tuvo lugar entre los periodistas participantes en cuanto a la relación entre el cambio climático, la responsabilidad empresarial y los medios de comunicación. El moderador Charles Adams, abogado internacional, centró el debate en las cuestiones relacionadas con la responsabilidad y una posible acción legal para que aquellos responsables se atengan a las consecuencias, entre otros temas.

¿Es posible la prevención? ¿Cómo podemos abordar el cambio climático en su totalidad?

Como señaló Charles Adams, la cuestión principal es ver si, en esta etapa, la prevención es posible. Respuesta: probablemente no. Entonces, ¿qué hay que hacer y qué se puede hacer en este momento?

Parecía haber un acuerdo sobre el hecho de que los políticos son los que pueden influir en las regulaciones medioambientales, las contribuciones financieras de los responsables y la opinión pública, a grandes rasgos. Sin embargo, el problema con la mayoría de los políticos es que, por lo general, tienen una visión a corto plazo: se preocupan de su mandato o su reelección, no sobre lo que va a ocurrir dentro de 50 o 100 años. Lo mismo ocurre con muchos ciudadanos. Es difícil describir esa visión a largo plazo, especialmente en países como India y China. ¿Cómo pueden los países ricos e industrializados decirles que no pueden conseguir lo que Europa y América del Norte tuvieron durante décadas? Esto es un mensaje difícil de transmitir, subrayó Philippe Boncour de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Un periodista de Filipinas señaló que ahora se centran mucho más en la cuestión de la migración que en el pasado. Subrayó que, de hecho, la migración no es un tema nuevo para un país como Filipinas, donde el conflicto ha sido ahuyentar a las poblaciones locales. "Lo que es nuevo es que los medios de comunicación ahora ven el cambio climático como un punto de referencia", dijo. Las conexiones entre el medio ambiente, los ecosistemas y las prácticas agrícolas son muy complejas. Y si el mundo tiene 9 mil millones de personas y de repente hay menos lugares donde pueden vivir, nos enfrentaremos a un gran problema".
Otro participante señaló que todo el mundo de repente parece estar hablando sobre el calentamiento global y el cambio climático. "Te hace pensar en la publicidad que rodea al Y2K -. El final del milenio" Charles Adams estaba de acuerdo pero también señaló que, si bien esto puede ser cierto, fue precisamente la publicidad alrededor del Y2K la que ayudó a evitar graves problemas. Si fuera tan sencillo con el cambio climático, estaría bien.

¿Quién debe pagar las consecuencias?

"Está demostrado que los países del norte (América del Norte y Europa) han contribuido enormemente al cambio climático. Además, deberían pagar por algunas de sus consecuencias", fue el mensaje de varios participantes del taller. Philippe Boncour señaló que la cuestión es cómo lograr que los gobiernos en cuestión lo acepten y hagan algo al respecto.

La propagación del VIH/SIDA puede tener un impacto sobre la malaria, ya que el sistema inmune de los individuos se debilita. De la misma manera, como consecuencia de los cambios del clima, el suelo puede deteriorarse, lo que a su vez conduce a la migración. No entendemos ni controlamos los impactos y las consecuencias indirectas que esos cambios pueden tener sobre la flora y la fauna en todo el mundo. Según el representante de WWF, Kit Vaughan, del 20 al 30% de las especies podrían desaparecer debido al cambio climático. Los arrecifes de coral, uno de los "pulmones" del mundo, morirá incluso con un aumento arbitrario de sólo 2 a 3 ˚ C en las temperaturas globales.

¿Y cuáles son las consecuencias para los seres humanos, que son una especie también? Kit Vaughan preguntó: "¿Cree usted que, por ejemplo, Brighton en el Reino Unido estaría dispuesto a recibir de forma masiva a pescadores de Senegal?" Probablemente no... Sin embargo, la historia muestra que la migración no siempre tiene un impacto negativo. David Stone, de la Red ProAct, subrayó que, efectivamente, la plaga de la patata en Irlanda llevó a la migración masiva de miles de personas a las Américas. Hoy sabemos que el impacto de la migración fue positivo para EE.UU.

Pero, ¿quién pagará las consecuencias? La cuenta no es pequeña: el panel señaló que son necesarios 50 mil millones de dólares según Oxfam, 40 millones de acuerdo con el Banco Mundial. Un periodista de Pakistán lamentó que los que deben pagar no están dispuestos a asumir este tipo de responsabilidad. Otro periodista, de las Seychelles, formuló una sencilla pregunta, no fácil de responder: "Nosotros, que venimos de islas pequeñas, ¿qué le decimos a nuestra gente?" O, en otras palabras, "¿A dónde debemos ir?". Si bien hay debates y negociaciones con Australia y Nueva Zelanda, no está muy claro que se quiera aceptar a una migración masiva a estos países.

¿Cómo pueden los periodistas actuar como mensajeros?

Por lo tanto, para los periodistas la pregunta clave es cómo contar la historia del cambio climático de una manera que tenga el potencial de marcar una diferencia. Una forma, se sugirió, es hacer que se oigan las voces de los que más sufren las consecuencias: la población general, aquellos que son víctimas de las decisiones adoptadas en el otro extremo del mundo. Se les podría llamar ‘testigos del clima’ y demostrarían el impacto del cambio climático. La prensa, como tal, tiene la función de aumentar la imagen. Esta es la razón por la que el periodismo responsable es el camino a seguir, centrándose en cuestiones fundamentales y contando la historia de tal manera que pueda ser entendida por los líderes y los que toman las decisiones.

Los periodistas que participaron en el proyecto piloto Media21 de dos semanas ahora están estudiando las consecuencias del cambio climático y observando ejemplos concretos de cómo se puede contar la historia, tanto en relación a los Alpes suizos como con África.

©1998-2021 ICVolunteers|diseño + programando mcart group|Actualizado: 2019-01-28 10:52 GMT|Nuestra política|